Objetivismo, satanismo y élites.

OPINIÓN

b

Hace no mucho he tenido dos discusiones con un par de objetivistas (seguidores de la filosofía de Ayn Rand). En ambos casos he tenido una cierta sensación de deja-vu. La absoluta seguridad en sus principios y, sobre todo la vehemencia y condescendencia para con el resto de las ideas me resultaban tremendamente familiares.

Finalmente recordé que esa forma de hablar y expresarse me recordaba tremendamente a los satanistas. Hace unos veinte años, a partes iguales por mi gusto por el black metal y por mi curiosidad, me compré la Biblia Satánica de Anton LaVey. Lo devoré. Es un libro fantástico, mucho menos místico de lo que podría pensarse a priori. LaVey representa en Satán todo lo que se le ha quitado al hombre por medio de la ética judeo-cristiana. Es un libro eminentemente libertario, que defiende la libertad y la no-agresión, posiblemente uno de los primeros libros que leí sobre el tema. Por ejemplo, el capítulo sobre el sexo satánico, donde uno espera que te hable de orgías y similares, dice simplemente que hagas lo que te a ti te guste, siempre que sea con el consentimiento de las otras partes. Si quieres ser polígamo, adelante, si quieres una pareja para toda la vida, perfecto también. Lo importante es que puedas realizarte como persona y ser feliz en libertad.

El problema que tiene el satanismo viene tras leer el libro, cuando ves cómo los satanistas digieren el mensaje. En el libro siempre se contrapone el hombre libre satanista, con el cristiano mentalmente esclavizado, que no es libre de razonar y buscar su felicidad. Este mensaje cala en los satanistas, hasta el punto que rápidamente se empiezan a considerar élite (sic). Solo hay que entrar en la web de la Iglesia de Satán para leer como se autodenominan “the alien elite”:

Join the Church of Satan

We are looking for a few outstanding individuals. Do you have what it takes to be one of the alien elite?

En la página afín  http://www.dpjs.co.uk/ se puede leer:

Freethinking, fit and capable: the elite are somehow better than other people. They have an edge. They seem to know something that others don’t. Elitism is not specialisation, and although all specialize and excel in something in particular, the elite can maintain their own in nearly all circumstances and situations. True, confident and knowledgeable (both about the world and their own shortcomings), the elite are rarely caught off guard or easily led astray. The Church of Satan is elitist. Although in practice some Satanists do not care too much to compare themselves to others in such a forceful way as to say they’re elite. Yet in behaviour even humble Satanists prove themselves worthy of their title.

“[Satanism is] a religion of elitism and Social Darwinism that seeks to re-establish the reign of the able over the idiotic, of swift justice over sluggish injustice, and for a wholesale rejection of egalitarianism as a myth that has crippled the advancement of the human species for the last two thousand years. Is that something to fear? If you’re one of the majority of human mediocrities merely existing as a media-besotted drone, you bet it is!”

“Satanism: The Feared Religion” (1992)1

In “The Satanic Scriptures” by Peter Gilmore (2007)

Los satanistas, en tanto en cuanto son gente capaz de usar la razón y de perseguir sus propios fines libres de éticas altruistas, se erigen como una élite de protohombres. Este mensaje es similar al que se entrevé en algunos objetivistas. No en balde, si buscamos en google  “Rand + LaVey” encontramos 110.000 resultados. Muy clarificante es la siguente cita de LaVey:

“Satanism is just Ayn Rand’s philosophy with ceremony and ritual added”

Y también la página de la propia Iglesia de Satán:

http://www.churchofsatan.com/satanism-and-objectivism.php

El problema del objetivismo es similar, aunque probablemente en menor grado que el del satanismo, sea por su organización, o por el caracter pseudo-místico de este (los satanistas llegan a extremos en los que parece un nazi el que escribe). Es que los seguidores de estas filosofías se ven a sí mismos como parte de cierta élite superior resto del mundo.

Yo creo que la filosofía de la libertad precisamente se basa en la imposibilidad de que existan élites globales éticamente superiores. La ética debe ser global para todos los hombres. Habrá estatistas, socialistas, devotos cristianos y testigos de Jehová, pero no somos inherentemente mejores que ellos, ni desde luego son ellos un tipo diferente de ser humano. Lo que nos toca enseñarles no es que sus ideas son erróneas, aunque no está de más intentarlo, sino, sobre todo, que no tienen autoridad para imponérnoslas, ni a nosotros ni a nadie. Que ellos podrán ser lo que quieran, pero que solo en un marco de libertad cabemos todos. No podemos imponer la libertad, es una contradicción. Y el insulto, la burla, la condescendencia sistemática hacia los que no piensan como uno es el germen de un totalitarismo que cree en élites y borregos, en que cierta idea es la única correcta para todo hombre y mujer, y eso no es cierto, ni es creer en la libertad.

Le debo mucho a LaVey y a Rand, aprendí mucho de ellos, pero no debemos caer en el fanatismo. El fanatismo lleva al desconocimiento, a los sesgos de confirmación y, a la postre, a la sinrazón.

 G.Q.-L.

Publicado originalmente en el Horizont Post

“Entonces yo también soy libertario”. La cultura pop al rescate.

OPINIÓN

336056523_c6eee23628

Todos sabemos que es muy complicado convertir a las filas de la libertad a alguien que ya ha asimilado el sistema en el que estamos. Eso es cierto, solo en parte. Hay una parte mucho más asimilada del sistema actual que otra. Veámoslo.

Los libertarios tenemos la manía de estar siempre a vueltas con los impuestos. Y esa es precisamente la parte que más asimilada tiene la población como inevitable, buena, intocable… Es lógico en cierto modo, solo así se consigue que la gente vea sin problemas como le quitan el 50% del fruto de su trabajo sin inmutarse. Son muchos años, desde la escuela, en la que se nos enseña que los impuestos son buenos. Yo, cuando empecé a pensar sobre la política y la idea de libertad me quedé solo en la parte de las leyes penales, nunca incluí los impuestos. Hasta ese punto llega nuestra aceptación. Intentar convencer a la gente de las ideas de la libertad hablando de los impuestos es como intentar abrir una bolsa por la parte de mayor resistencia, es malgastar esfuerzo y lo mismo rompes la bolsa.

Sin embargo, hay una faceta de las ideas de la libertad que son populares, que la gente sigue, que le gusta. Es la libertad que se nos presenta en la cultura pop, en particular en el cine y en la música.

Cuando le mostré a un amigo, muy de izquierdas, el primer vídeo de Horizont.org, el del epílogo de Matrix, mi amigo reaccionó del siguiente modo. Primero me dijo que eso no era liberalismo, que eso le gustaba hasta a él. Al explicarle que justo eso es el liberalismo, me dijo “Entonces yo también soy libertario”. Y no es alguien que vote al PSOE, sino a IU de toda la vida de Dios.

El mundo del cine está lleno de referencias a la lucha por la libertad, contra el Estado o contra la tiranía. Wallace contra los clanes, Neo en Matrix donde se muestra de forma brillante la disyuntiva entre seguridad-esclavitud inseguridad-libertad, Han Solo – el libertario por excelencia en el cine- y tantísimos ejemplos más (Están Vivos, V de Vendetta, Watchmen, El señor de los anillos, …), algunas de ellas se merecen una artículo en sí mismo.  Y tampoco son pocas las que narran el fracaso del socialismo como idea, entre ellas Enemigo a las Puertas, donde el intelectual comunista Danilov dice al darse cuenta de la realidad: “El hombre nunca cambiará. Nos hemos esforzado tanto en construir una sociedad equitativa donde no hubiera nada que envidiar al vecino… Pero siempre hay algo que envidiar. Una sonrisa, una amistad, algo que no tenemos y de lo que queremos apropiarnos.”

En la música también hay muchísimos ejemplos. House on the Hill de Pretty Reckless, relacionada con “Están Vivos” de John Carpenter, es un maravilloso ejemplo, solo hay que ver el video para darse cuenta de lo antiestatista que es la canción. Gamma Ray en su No World Order dice:

Time has come, the world lies dying

Our faith has gone, our souls are crying

Resurrecting paradise, cry for freedom

Killing pain, a million lies,

Dethrone tyranny

O Manowar en Call to Arms:

I now issue the call, are you ready to fight

Fight all together as one for the right to be free once again

Tonight we will win

Y tantísimos ejemplos más que apelan a la idea de la libertad, no al libertarismo como tal, es cierto, pero creo que es el break-point, el punto de entrada más fácil para aquellos que están ya tan convencidos del sistema en el que viven que no son capaces de plantearse ni una duda. Que se den cuenta de que algo falla, y poco a poco, a través de esa grieta podremos enseñarles cómo funciona el mundo de verdad.

Para ahondar sobre este tema del liberalismo en la cultura popular recomiendo la impagable charla de Ignacio García Medina en la escuela de Verano del IJM.

 G.Q.-L.

Publicado originalmente en el Horizont Post

Comentarios a “Feminismo y libertarismo”.

OPINIÓN

Bettie Page

Bettie Page

En primer lugar quiero darle la enhorabuena a Andrea y Pedro por su debut en el Horizont Post, con su artículo “Feminismo y libertarismo”. Sin embargo, también me gustaría comentar algunas de las cosas que mencionan, desde dos puntos de vista, el de la filosofía política y el de la economía. Probablemente sea polémico, pero quiero dejar claro que siento un profundo respeto a la mujer, y su lucha por la  libertad. Y he intentado leer todo lo que he podido sobre la liberación de la misma, de cómo Nueva Zelanda fue el primer país en permitir el sufragio femenino, de los debates de Victoria Kent y Clara Campoamor en el parlamento sobre si la mujer debía votar (a pesar de que podía ser diputada), de cómo las enmiendas a la constitución estadounidense permitieron antes el voto a los negros que a las mujeres, … El mayor miedo que me da el feminismo actual, es que ha pasado de ser un movimiento de liberación a, en ocasiones, justo lo contrario. Es demasiado frecuente oír a feministas diciendo “La mujer debe”, quitándole los derechos al individuo mujer para otorgárselos al colectivo femenino. La mujer ha dejado de ser propiedad de los hombres para pasar a serlo de las mujeres como grupo, pero no de sí misma. Y ese es el error. La mujer, cada una de ellas, debe ser totalmente libre.

Sinceramente, veo en muchos de estos tópicos del feminismo una utilización de la mujer como arma política, con la intención de constituir una especie de lobby feminista que represente a todas las mujeres y dicte como deben actuar.

Paso a los puntos que quiero comentar:

1.- Filosofía política:

En el artículo, en el primer párrafo se mencionan ciertos ejemplos de opresión a las mujeres, creo que es necesario analizarlos desde el punto de vista de la filosofía política, en concreto de la liberal. Se mencionan diferentes métodos de “opresión de la mujer”:

Piropos obscenos: 

Es cierto que hay piropos, por llamarlos de alguna manera, que pueden ofender al receptor de los mismos, igual que hay insultos, o incluso comentarios profundamente ofensivos. Y es innegable que esos comentarios pueden ser moralmente reprobables. Sin embargo, lo más importante es si eso supone una coacción. Coacción es el uso de la violencia física o la amenaza del mismo para conseguir modificar la acción de cierto individuo o grupo. En ese sentido, por molestos que sean los piropos no son coacción. Más allá, se enmarcan dentro del derecho a la libertad de expresión, y sigo diciendo, por inmorales que sean.

Walter Block en su libro “Defendiendo lo indefendible” muestra cómo -si bien es cierto lo que     hemos dicho, que no se pueden prohibir los piropos obscenos- la propiedad privada ayuda limitar su uso. Si estamos en un restaurante, y un grupo de hombres se dedican a proferir todo tipo de obscenidades a las mujeres, el propietario, que puede ver cómo tanto su clientela femenina como la masculina a la que le desagrada ese comportamiento no vuelve a su local, tenderá a no   permitir esos comportamientos. No en balde, los piropos se suelen producir en zonas públicas, y prácticamente nunca en zonas privadas.

También se menciona a veces el derecho al honor. Sin embargo, y de nuevo tomo el argumento de Block, esto supone que tenemos propiedad sobre las ideas en las cabezas ajenas, que esas ideas sobre o hacia nosotros deben ser de cierta manera. Evidentemente esto no es así, nadie tiene ningún derecho sobre las ideas ajenas.

Utilización de los cuerpos como propaganda: 

Para mí, de siempre uno de los símbolos de la liberación de la mujer ha sido Betty Page. ¿Por qué? Porque en una época en la que el cuerpo de la mujer debía ocultarse por obligaciones sociales machistas, ella se proclamó dueña de su cuerpo. Creo que esto es algo que no han llegado a entender muchas feministas actuales. Asumir que el cuerpo de las mujeres debe ser usado de una u otra manera asume que las mujeres en su conjunto son propietarias de los cuerpos de todas ellas, cosa que no es correcta. Si una mujer decide posar para un anuncio televisivo, por voluntad propia, tiene todo el derecho de hacerlo. Si restringimos el derecho sobre nuestros cuerpos a una decisión colectiva negamos el principio liberal del derecho fundamental de autopropiedad.

Entiendo que el uso del cuerpo puede ser ofensivo en publicidad, pero de nuevo, que algo ofenda a alguien no es justificación para vulnerar un derecho fundamental. Por un segundo, párense y piensen lo que conlleva penalizar algo que se considera inmoral por la sociedad. Y piensen en lugares o tiempos en los que eso se hace y hacía.

2.- Economía:

En el texto, también se mencionan dos ejemplos que es necesario analizarlos desde el punto de vista de la teoría económica.

Despidos de embarazadas:

Posiblemente sea el tema más polémico de todos. Y para más inri lo he vivido de cerca. Sin embargo aquí tenemos un ejemplo de las injerencias del Estado en los contratos voluntarios. Según la Ley de Igualdad de 2007, hay ciertas preguntas que en empleador no puede hacer al candidato al puesto. Son preguntas que, se justifica, pueden llevar a la discriminación. Sin embargo, en cierto modo, lo que hace un empleador al elegir un candidato es exactamente discriminar. Si los parámetros que usa son los adecuados, o no, es problema suyo, ya que es su dinero el que va a emplear en contratar a alguien para un trabajo. Si sus criterios son más raciales que de productividad, seguramente acabe arruinado. Asumir que el Estado puede restringir los parámetros de selección de personal, por inmorales que sean, es asumir que es propietario, al menos en parte, del negocio, esto es, negar la propiedad privada, que emana de nuevo del derecho de autopropiedad.

Dentro de este escenario se incluye el tema del embarazo. Es una pregunta prohibida, pero para el empresario no es baladí. Todos entendemos que, durante el permiso de maternidad, y la probable media jornada que le seguirá por temas de lactancia, esa mujer deberá ser sustituida. Esto cambia la productividad de ese puesto y el cálculo económico, especialmente en el caso de una sociedad sin Estado que se ocupe de los costes de pagar a la madre de baja.

En cualquier caso, si no fuera una pregunta prohibida, y se pudiera plantear sin problemas, no habría despidos por embarazos, sino que probablemente se pactaría libremente y quedaría en el contrato por ejemplo: a) que el embarazo no es un problema ni motivo de despido, b) no se contratan a mujeres con intención de tener hijos, pero sí que no quieran tenerlos o que ya los hayan tenido (en este caso tener un hijo sería incumplimiento de contrato), c) una excedencia temporal durante la baja (en este caso es previsible que los padres ahorraran para eso, como un gasto más del embarazo) y d) una reducción del sueldo acorde a la bajada de productividad en caso de haber Estado que pague la baja de la madre. Seguramente haya más opciones, pero en cualquier caso, esto actualmente está prohibido. Si una mujer no sabe qué va a pasar si se queda embarazada, por no haberlo podido hablar abiertamente, o si se obliga al empresario a mantener a un trabajador contra su voluntad (no despedir a la mujer) la mujer sufrirá una inseguridad que no sufren los hombres y los empresarios tenderán a no contratar a mujeres jóvenes sin hijos (cosa que de hecho pasa muy a menudo en países como Italia).

Techos de cristal:

En este caso se engloban tanto las profesiones con más porcentaje de mujeres, como las diferencias salariales en los trabajos que desempeñan tanto mujeres como hombres. Ya comenté en una entrada en mi blog, la brecha salarial no existe si se mira con la perspectiva correcta. Es un tópico que proviene de la incorrecta interpretación de los datos y de la economía. De existir, el mercado la corregiría. Esto es, si las mujeres cobran menos por un mismo trabajo, los empresarios se lanzarán como locos a contratarlas, ya que el beneficio sería mayor. Esto aumentaría los salarios de las mujeres por dos vías, la de la experiencia, y la de la competencia. Además, como los hombres quedarían fuera del mercado laboral, sus salarios bajarían por las mismas dos vías, falta de experiencia y falta de competencia. (Remito a mi artículo para una explicación más detallada)

El tema de los trabajos “femeninos” es importante saber por qué esos trabajos tienen tanto porcentaje de mujeres trabajando. Puede ser por demanda del cliente como las guarderías,  o por preferencias socio-culturales de las mujeres del momento. En cualquier caso, si no hay coacción y las mujeres eligen dichas profesiones voluntariamente, no se puede obligar a lo contrario.

Es cierto que existe cierta inercia social que dicta que ciertos trabajos son “de hombre” pero lo que podemos hacer es concienciar a las mujeres de que son iguales que los hombres y que accedan a trabajos que por motivos socio-culturales “creen” que no pueden hacer, pero siempre desde una perspectiva de concienciación y nunca por la coacción.

SMI y Precio del trabajo:

Aquí en cierto modo se vuelve a hablar de la brecha salarial, que es inexistente. El trabajo es un factor productivo más a la hora de hacer el cálculo económico. Los precios esperados futuros de venta determinan los costes en los que podemos incurrir al iniciar una producción. Por tanto, no pagaremos más por ningún factor productivo de lo que esperamos que nos reporte en el futuro descontando el tipo de interés. Si un factor productivo por unidad nos da un beneficio bruto de 100€ al cabo de un año y el tipo de interés es del 10% no pagaremos más de 90€ por él, porque incurriríamos en pérdidas.

Lo mismo ocurre con el salario. Aunque los empresarios querrían pagarnos lo mínimo posible, el tiempo es oro, literalmente. Nuestro tiempo vale lo que producimos con él. Somos como billetes con patas. Una analogía que me gustó, no recuerdo donde la vi, es que imaginemos una subasta de un billete de 100€ (trabajador, siendo 100€ su productividad). Al principio todos los empresarios trataran de pagar lo mínimo (1€, 5€,…) pero la puja hará que su precio de contratación tienda a ser el de la productividad. Esto también muestra el problema del SMI. Si nuestra productividad es menor que el SMI, quedamos por definición fuera del mercado. Nadie paga duros a peseta. El SMI genera paro, especialmente entre las clases desfavorecidas y los jóvenes que son los menos productivos.

Se menciona que el hombre es capaz de trabajar de media más que una mujer. Entiendo que eso es cierto soló si nos vamos a trabajos físicos, pero no de oficina. En el pasado eso dejaría fuera del mercado a muchas mujeres, y de hecho lo hizo, pero en la actualidad, donde cada vez más los trabajos físicos los realizan máquinas, desde las fábricas a los tractores que aran el campo, la capacidad laboral entre hombres y mujeres se ha aproximado significativamente, siendo igual en la mayoría de los campos. Para más inri, la constitución de ciertos hombres les hace más adecuados para trabajos manuales que otros. Si asumimos que esa desigualdad fisiológica debe ser compensada, debemos argumentar quién debe compensarla, y bajo qué criterio. Y más importante, como va a obligar coactivamente a un empresario a pagar más de lo que quiere. Simplemente, no tienen sentido. El salario se determina por la productividad, seas mujer, hombre, alto, bajo, etc. Cualquier alteración de este principio económico creará paro o baja productividad.

Remito de nuevo a mi artículo para demostrar que el salario depende de la productividad, y que el paro es estadísticamente similar en hombres y en mujeres lo que demuestra que no hay brecha salarial.

Conclusión.

La liberación de la mujer consiste en que sea un individuo autónomo, que disponga de la libertad que los principios liberales promueven para todo hombre y mujer, independientemente de credo, sexualidad, raza, etc., es decir, que son la propiedad sobre sí mismo y que nadie tiene derecho a coaccionar a ningún otro. Cualquier persona que pretenda dictar cómo debe actuar una mujer, por definición, no cree en su libertad, ni en su autonomía.

La mujer debe ser libre.

 G.Q.-L.

Publicado originalmente en el Horizont Post

Claves para entender la teoría de la liquidez. II


ECONOMÍA

GC12112US

Se suele decir que el gran problema de la reserva fraccionaria es que si todos aquellos que tienen una cuenta en el banco retiran a la vez ese dinero, el banco no puede responder a esa demanda.

Lo que tenemos en el bando los cliente son promesas de pago, no dinero en depósito (aunque se llame así). Si fuera en depósito no aparecería en el balance del banco, como no lo hace lo que está en la cajas de seguridad.

La fórmula básica de la contabilidad es la siguiente:

Activos = Pasivos + Patrimonio

Las promesas de pago, o el dinero que tenemos en nuestra cuenta del banco aparecen en el pasivo del banco. Si ese banco no usara ese dinero para nada, todo el dinero correspondiente a esas promesas de pago adquiridas aparecería como saldo de tesorería (efectivo) en el activo del balance.

Veamos en caso de la empresa española más solvente, Inditex.

inditex15

En este caso podemos ver que los pasivos corrientes (los que vencen dentro de menos de un año) son 3.748.828.000 € y que el epígrafe de “Efectivo y Equivalentes” marca 3.797.930.000€. La empresa tiene efectivo y equivalentes para hacer frente al pago de las obligaciones a corto plazo, incluso si los deudores a corto plazo no pagarán a Inditex.

inditex15b

Si nos fijamos bien, Inditex solo tiene en efectivo 2.135.021.000€, un 57% de la deuda a corto plazo, o un 57% de coeficiente de caja. ¿Hace eso que sea una empresa que pueda quebrar en cualquier momento? Obviamente no. Tiene bienes, promesas de pago, altamente líquidas, con las que hacer frente a los pagos en caso de desastre. Esto es, si la deuda a corto plazo – la deuda a la vista – que figura en el activo del banco es de suficiente calidad, no hay ningún problema.

Un caso radicalmente contrario al de Inditex es el que presentaba Zinkia en 2012.

zinkia_2012a

En este caso, ya directamente el pasivo corriente es mayor que el activo corriente y no digamos si nos fijamos en la tesorería, que es un solo 20% de la deuda a corto plazo. Pretenden compensar lo que deben ahora con lo que pueden liquidar en el futuro, pero a efectos prácticos la empresa esta quebrada, a mínimo que se pongan las cosas complicadas. De hecho, Zinkia presentó concurso de acreedores en 2013.

zinkia_2012b

Y este último es el caso en el que están los bancos en la actualidad. Es lo que viene a llamarse descalce de plazos, ya que la deuda vence antes que las promesas de pago. Los bancos usan las deudas a la vista que tienen contra sus clientes (pasivo corriente) para financiar proyectos a largo plazo como hipotecas (activo no corriente). ¿Por qué? Simple, por la curva de rendimientos. Esta curva dice qué, como es lógico, se paga menos interés por una deuda a la vista que por una a largo plazo. El banco paga al cliente un interés bajo por su deuda adquirida contra el banco, y este cobra un tipo alto a sus deudores quedándose la diferencia como ganancia.

El problema de la existencia de un banco central, prestamista de última instancia por definición, es que al estar ahí para salvar a los bancos sí o sí, fomenta que los bancos incurran en un rentable pero arriesgado descalce de plazos.

La consecuencia de esto es que la curva de rendimientos se aplana, hay mucha demanda de deuda a largo plazo y eso baja los tipos de la misma, distorsionando la estructura productiva e iniciando el ciclo económico que acabará en crisis financiera y recesión.

Es por tanto el descalce de plazos, y no la reserva fraccionaria, el responsable de la descoordinación de la estructura productiva y del inicio de ciclo económico.

En resumen, querer prohibir la monetización de la deuda restringe la eficiencia de la economía. Un coeficiente de caja del 100% con banca central puede generar ciclos, si se usan depósitos a corto plazo para financiar deuda a largo plazo, aunque los depósitos a la vista estén garantizados en efectivo. Por tanto, el coeficiente del 100% de caja enquilosa la economía y no soluciona nada.

Lo importante es que los bancos aprendan, sea por quiebras sucesivas, a ser responsables como cualquier otra empresa.

 Guillermo Quintana-Lacaci

Publicado originalmente en el Horizont Post

Mitos sobre la libertad de armas.


OPINIÓN

CTxwX_kWEAA2NCi


No pensaba que este iba a ser el título del artículo, ni esta la temática. Pensaba razonar porqué la libertad de armas es algo que hay que defender, pero tras unos comentarios en Facebook, he decidido hacerlo acabando con algunos clichés sobre el tema que salen a colación siempre que se abre el debate.

  • A más armas más crímenes.

    Falso. Las estadísticas lo demuestran. En el siguiente artículo de The Guardian se hace un resumen del porcentaje de armas de fuego y del porcentaje de muertes y se puede ver que los paises con más asesinatos de ese tipo son Honduras, El Salvador, Jamaica, Venezuela y Guatemala. Estos países, si miramos el número de armas de fuego por cada 100 habitantes están en los puestos 89, 91, 73, 60 y 49 respectivamente. Veamos lo contrario, los países con más número de armas por habitante son Estados Unidos y Suiza, pero si miramos el número de muertos por arma de fuego corregido por el número de habitantes estos países están en los puestos 28 y 45.

    Incluso más allá, todos los países más violentos de la lista tienen control de armas. (Para más información ver Honduras, El Salvador, Jamaica, Venezuela, Guatemala).

Más armas de fuego no significa más muertes, ni el control de armas significa menos, es          más bien al revés.

  • Si prohibimos las armas no habrá crimines con ellas.

    Falso. Igual que las drogas no desaparecen por prohibirlas, las armas tampoco. Como hemos mostrado, los paises donde más muertes por arma de fuego de producen en el mundo son lugares con control de armas, por tanto ese hecho no evita los crímenes. ¿Como puede ser que un mayor control de las armas, o un menor número de armas por habitante lleve a más crímenes? Simple. Al prohibir las armas niegas el derecho a llevarlas a la gente decente, no al delincuente que vive ajeno a la ley. Si alguien quiere matar con una pistola, solo tiene que buscarla en el mercado negro y hacerlo. Legalizar el llevar armas solo va a darle la posibilidad de tenerlas a los que no las quieren usar con fines delictivos, por tanto es bueno. De hecho, el estado de Estados Unidos donde menos asesinatos hay por arma de fuego es justo Texas, donde más armas hay. En España es trágicamente común que las mujeres que mueren a manos de sus exparejas sean disparadas con armas que ellas no pueden usar. La diferencia entre el atentado en París de principios de este año, y el ocurrido en Texas a manos ambos de yihadistas muestra que con una población armada, la defensa es más efectiva y se salvan vidas. Por cierto, este último atentado salió solo sutilmente, si acaso, en los  medios nacionales. ¿Por qué?

  • Estados Unidos.

    Este es el ejemplo esgrimido por todos los que no creen en el derecho a la autodefensa efectiva. Esgrimen casos como el de Columbine y tantos otros asesinatos masivos en colegios. Lo que no saben es que las masacres como la de Columbine tienen mucho más que ver con los atentados de París de este viernes que con la libertad de armas de estados como Texas. Estos asesinatos se llevan a cabo en zonas libres de armas, como París, donde el asesino sabe que no se va a encontrar resistencia. La mayoría de las masacres a tiros que han ocurrido pasan en esas zonas. En EEUU, el 92% de todas las matanzas a tiros han ocurrido en zonas libres de armas. No en donde se pueden portar armas libremente. En París no se atentó contra un cuartel o comisaria y en EEUU vemos que cuando se hace en un sitio con libertad de armas, los asesinos no salen bien parados. Por tanto, ¿son buenas las zonas libres de armas? Evidentemente no.

  • Los accidentes por arma de fuergo y el número de muertos.

    Muchas veces se esgrime el número de muertos por arma de fuego como motivo para su prohibición. Sin embargo, la principal causa de muerte MUNDIAL es los accidentes de tráfico. ¿Deberíamos prohibir los coches entonces?

Conclusión.

Del mismo modo que es obligarorio la presencia de extintores de incendios,a pesar de que existen bomberos, ya que nuestra capacidad de reacción es mayor, porque estamos en donde se produce el incendio, el derecho a portar armas nos protege mientras acuden los servicios de protección.

Si alguien viene a matarnos, por muy buena voluntad que tenga la policia y o las agencias de seguridad privadas, es inevitable que nos encontraremos solos frente a nuestro asesino.

Los asesinos, que viven fuera de la ley, dispondrán de armas que la ley nos niega al resto. La ley nos condena a no poder defendernos, a esperar que llegue una ayuda que puede llegar tarde. En las zonas libres de armas somos corderos esperando al lobo. Llamadme loco, pero yo prefiero a un ciudadano armado que muerto.

 Guillermo Quintana-Lacaci

Publicado originalmente en el Horizont Post

Claves para entender la teoría de la liquidez . I.


ECONOMíA

43197-901aca77

En general, como alumno de Jesús Huerta de Soto, yo había sido seguidor de la teoría original del ciclo que precide que el coeficiente de caja fraccionario de los bancos conlleva la expansión crediticia e inicia el ciclo económico. Sin embargo, como científico, tengo la manía de sentir atracción por las teorías que se salen del dogma predominante. Asumo que si alguien razonable nada contra corriente, debe tener algún motivo para hacerlo. La teoría de la liquidez, defendida por A. Fekete, M. Palyi, J.I. Del Castillo o J.R. Rallo, entre otros, es uno de esos ejemplos de nadar a contra corriente, en tanto en cuanto contradice que la caja fraccionaria sea la causa de los ciclos.

Tras empezar a leer un poco sobre el tema – adjunto bibliografía al final del texto – pronto te das cuenta de algunas de las piezas clave necesarias para dar el salto, para pasar de defender el 100% de caja a entender que lo importante es que los bancos no tengan descalce de plazos – o fondo de maniobra negativo, esto es que los pasivos corrientes sean mayores que los activos corrientes, lo que puede llevar a la quiebra del banco. Para mí las claves para dar este salto son dos, y me propongo explicarlas de forma simple, sin entrar en todos los detalles de la teoría.

Estos puntos son, por orden de prioridad para mí:

  • La monetización de la deuda no crea nuevo dinero, sino que aumenta la velocidad de circulación del mismo.

  • Los bancos son empresas. Ninguna tiene el 100% de pasivos en saldos de tesorería, y pocas pueden permitirse un fondo de maniobra negativo.

Vamos pues a explicar el primer caso. Imaginemos el siguiente escenario. Imaginemos cuatro amigos, A, B, C y D. A le presta a B 100€ , que B necesita para comprar algo. A adquiere derechos de cobro con respecto a B por 100€. Ahora A quiere comprar a C algo por 100€, como tiene el “pagaré” de B, que C conoce y se fía de que va a poder cobrarlo, lo usa como medio de pago. Acabamos de monetizar la deuda. Según la teoría clásica austriaca, acabaríamos de crear otros 100€ de la nada. Pero sigamos.

En este momento C visita a D, que también conoce a B, y usa el pagaré para comprar mercancías de D.

En último lugar D reclama a B el dinero y este se lo entrega al día siguiente.

En este caso, en un día se han realizado pagos por 300€, con solo 100€ de dinero real. ¿Ha habido una expansión crediticia? Para verlo mejor introduzcamos la fórmula cuantitativa del dinero, básica para entender este tema.

Esta fórmula dice que:

P Q = M V

donde P es un vector que nos da el precio cada producto Pi. Q es otro vector, que nos da la cantidad producida por producto Qi . M es la masa monetaria, y V es la velocidad de circulación de el dinero, o la eficiencia de uso de la unidad monetaria. En resumen, este formula, que es una verdad contable autoevidente, nos dice que lo que se paga – e l precio de cada producto por cada producto producido que se compra – es igual a lo que se gasta – la masa monetaria y sus eficiencia de uso.

Volviendo a nuestro ejemplo, PQ serían 300. Toda la operación se ha producido en un día. Supongamos ahora que pasa si no monetizamos la deuda. En el día 1, A le deja a B 100€. Hasta el día siguiente A no vuelve a disponer de los 100€ para comprarle a C, ni C a D. Vemos la velocidad de los intercambios se reduce. Por tanto, lo que cambia para que MV sea 300 es la velocidad de circulación, con una masa monetaria de 100€.

Para que quede más claro, podemos ver la velocidad de circulación y la producción que soportan por día en la siguiente tabla.

Monetizando

Deuda

Sin Monetizar

Deuda

Día

PQ

V

PQ

V

1

300

3

100

1

2

0

0

200

2

Mientras que en el primer caso todas las transacciones se llevan a cabo en un día (menos el cobro de la deuda, que no se asocia a ningún proceso productivo), en el segundo hacen falta dos días. Esto deja claro como aumentar la velocidad de circulación aumenta la productividad diaria (PQ), y como no se crea dinero nuevo, sino que se aumenta la eficiencia en el uso de cada unidad monetaria.

Por tanto, monetizar la deuda no conlleva la creación de nuevo dinero, sino de aumentar la eficiencia en su uso.

¿Cual es la ventaja añadida de aumentar la velocidad de circulación del dinero? Que a precios constantes, podemos aumentar la producción y las lineas de producción de una economía, haciéndola más eficiente.

En la próxima entrada sobre el tema explicaremos porque los bancos pueden funcionar sin un coeficiente de caja del 100%.

Bibliografía recomendada:

 Guillermo Quintana-Lacaci

Publicado originalmente en el Horizont Post

¿Deberíamos prohibir las armas?


F7110.png

Es cierto que en las mano inapropiadas, a pesar de su utilidad, su uso puede ser potencialmente mortal. De hecho es una de las principales causas de muerte en el mundo de origen no-natural.

Muchos defendemos que dado que la mayor parte de las muertes por su uso ocurren en ciertas zonas, son esas zonas las que deberían dejar de existir. Sin embargo, mucha gente, a lo mejor usted querido lector, cree que al ser algo potencialmente peligroso debería ser prohibido en general en lugar de actuar directamente sobre las zonas con más incidentes mortales.

Por tanto tenemos dos opciones, la prohibición o acabar con las zonas de mayor peligro.

¿Que es lo que usted prefiere? Piénselo un segundo y entonces siga.

Querido lector, me temo que he jugado con su percepción y le ruego me disculpe. Yo no he hablado de armas en todo el texto, solo en el título para inducirle a pensar que hablaba de ellas. Realmente hablaba de los coches y de los puntos negros. Si duda, relea el texto.

Si usted a elegido acabar con las zonas de mayor peligro, ha creído que el mayor problema de los accidentes de trafico son los puntos negros, y que hay que acabar con ellos. Si ha creído que lo mejor es la prohibición total le ruego que deje de usar el coche.

Posiblemente, si ha defendido la prohibición,  le sorprenda  el resultado. Seguro que buscará justificaciones posiblemente utilitarias: que si el coche es muy útil, que si hay pocos puntos negros. Todas esas justificaciones son aplicables a las armas. Se estima que cada año el uso preventivo de las armas en E.E.U.U. salva 2.5 millones de vidas. En relación con la superficie de Estados Unidos, las zonas libres de armas son pocas. Además, estoy seguro que a la hora de defender la prohibición, usted no valora esas cosas, solo que hay matanzas. Por tanto, por honestidad intelectual, solo tome la potencial peligrosidad de los coches.

Espero que esto haya ayudado a reflexionar a alguno y a darse cuenta del verdadero problema y como, gracias a la masiva mediatización podemos ver como correctas soluciones diferentes (prohibición o puntos negros) a dos problemas con muchas más similitudes de las que se podría pensar a priori.

 Guillermo Quintana-Lacaci

Publicado originalmente en el Horizont Post